Los 7 mayores errores de decoración de sala que estás cometiendo (y cómo solucionarlos), según los diseñadores

Por muy importantes que sean las salas de estar, la gente no siempre los decora de la forma más eficaz y eficiente posible. “A menudo entramos en la casa de un cliente y vemos todos los muebles contra las paredes del salón”, dice la diseñadora Anna Kroesser, de Kroesser + Strat Design. “Entendemos que la gente piense que eso hará que el espacio se sienta más abierto, pero en realidad restringe el espacio, lo hace sentir menos acogedor y no permite tantas opciones de distribución de los muebles”.

¿Tienes curiosidad por saber qué otros errores de diseño puedes estar cometiendo en tu sala de estar, además de las faltas de diseño? He preguntado a un grupo de diseñadores de interiores qué descuidos de decoración suelen cometer sus clientes y qué hacer en su lugar, y estos errores son los que encabezan sus listas.

Utilizas demasiados muebles grandes

La diseñadora Michelle Lisac dice que a menudo ve que los clientes emplean demasiados muebles grandes en sus salas. “La gente tiende a pensar que necesita el juego de muebles con el sofá, el loveseat, las sillas a juego y la mesa de centro”, dice. “Sin embargo, en una sala normal, esto puede resultar abrumador y parecer demasiado estrecha”.

En su lugar, Lisac recomienda limitarse a una o dos piezas destacadas, que abrirán el espacio visualmente. Incluso los espacios pequeños pueden beneficiarse de algunos muebles de mayor tamaño. Eso sí, asegúrate de no sobrecargar la habitación con piezas voluminosas que no necesitas o no utilizas.

No tienes suficientes asientos

Cuando se trata de muebles, la cantidad y variedad de piezas puede ser tan importante como su colocación y escala. Para el diseñador Kendall Wilkinson, no disponer de suficientes asientos en la sala es un error común que suele dar lugar a una distribución que no es realmente funcional para la familia y los invitados.

“Asegúrate de utilizar estratégicamente varios asientos: sofás, sillones seccionados, chaise lounges, sillones club con ottomans o sillas ocasionales”, dice Wilkinson. “De esta manera, el diseño tiene una sensación intencional y en capas, y todo el mundo tiene un lugar para sentarse. Sin embargo, no es necesario meter uno de cada uno de estos elementos. Para crear una zona acogedora, basta con elegir los estilos que mejor se adapten a tu espacio.

No cambias las obras de arte

Si no cambias las obras de arte de tu salón con regularidad, la diseñadora Gabrielle Santiago dice que estás perdiendo la oportunidad de aprovechar todo el potencial decorativo de tus piezas. “Cuando mantenemos las mismas imágenes colgadas en nuestros espacios vitales durante demasiado tiempo, nos volvemos inmunes a la emoción que provocaron originalmente”, dice. “Te sugiero que cambies las obras de arte y los marcos de los cuadros mensualmente para ayudar a introducir energía fresca en tu sala”.

No es necesario comprar siempre arte nuevo para poner en práctica este consejo. Prueba a cambiar una pieza de tu recáamra, por ejemplo, a la pared de tu sala. También puedes cambiar las bases de los marcos o envolver un marco con washi tape o papel decorativo temporal para darle un aspecto más lujoso. Se trata de ver lo que tienes, pero de forma diferente o en un contexto decorativo ligeramente distinto.

La decoración no equilibra los muebles

Si le preguntas a la diseñadora Dana Wolter, los acentos decorativos deberían pensarse y considerarse tanto como las piezas de mobiliario de un salón. “Los accesorios son un importante toque final y pueden actuar como las joyas lo hacen con un pequeño vestido negro”, dice. “Personalizan una habitación y hacen que parezca pulida y completa”.

Para Wolter, las pilas de libros en la mesa de café son imprescindibles para añadir salpicaduras de color y proporcionar una sensación de colección a una habitación. También sugiere introducir plantas o flores para dar vida al instante a un espacio. No tienes que convertirte en un maximalista si no lo eres, pero siempre vale la pena añadir una capa de tu personalidad a un espacio. Empieza con cosas de tus viajes u otros objetos preciados que hayas coleccionado a lo largo de los años y añade algunas cosas, como un jarrón colorido o una divertida escultura, que te gusten sólo por su aspecto.

Estás comprando muebles que no están hechos para durar

Cuando se habla de accesorios y textiles, la moda rápida para el salón es una cosa. Sin embargo, las compras más grandes no deberían hacerse de forma precipitada, es decir, si puedes evitarlo. De hecho, la diseñadora Marie Flanigan dice que con demasiada frecuencia ve a los propietarios de viviendas que compran piezas importantes de mobiliario para la sala sin pensar en la longevidad. “Puedo entender el deseo de amueblar la sala rápidamente y sentirse acomodado, pero esta precipitación puede llevar a costosos errores”, advierte.

Antes de comprar muebles para la sala, Flanigan recomienda pedir muestras para probar las telas y los acabados y ver cómo aguantan si realmente se “vive” con ellos. “Tómate el tiempo necesario para elegir con cuidado las piezas que tendrás durante años -y, con suerte, durante varias generaciones-“, añade.

Usas una alfombra demasiado pequeña

Aunque las alfombras son una forma estupenda de dar base a una sala de estar, Santiago dice que si son demasiado pequeñas, harán que la habitación parezca desproporcionada. “Una alfombra debe ser lo suficientemente grande como para que pueda pasar por debajo de los muebles”, explica. “Para salas formales, sugiero una alfombra de mayor tamaño para que haya la misma distancia alrededor de los muebles -unos cinco o seis centímetros- más allá de los respaldos de las sillas, los sofás, los pufs, etc.”.

Para las habitaciones familiares más relajadas, puedes aflojar un poco estas pautas. En estos casos, las alfombras deberían empezar más o menos a la mitad de los muebles o, como mínimo, intentar que las dos patas delanteras de cada estilo de asiento lleguen a la alfombra con un poco de espacio alrededor de esas patas como tope visual. “Esto ayuda a la escala y a que la habitación parezca más cultivada, equilibrada y acogedora”, añade Santiago.

Estás instalando las cortinas demasiado abajo

Si pensabas que las cortinas de tu salón debían instalarse justo donde empieza la ventana, podrías estar perdiéndote un truco visual que, según muchos diseñadores, puede hacer que tu espacio parezca más grande y mejor.

Colgar las cortinas entre tres y ocho centímetros más alto que las ventanas puede atraer la mirada hacia arriba, haciendo que la habitación parezca más alta y los techos más altos. El único inconveniente, dice Santiago, es asegurarse de que las cortinas sean lo suficientemente largas para conseguirlo. Unas cortinas de tamaño adecuado siempre besarán el suelo sin que se arrastren. Si son más cortas, sólo llamarán la atención sobre el déficit de longitud de la tela.


Total
0
Shares
Post Anterior

Esta “tendencia” del color de la sala es tan clásica como siempre

Siguiente Post

7 Ideas aprovechar al máximo el espacio de tu sala

Posts Relacionados
medidas sofa

Cómo medir correctamente un sofá

Resumen de las medidas y dimensiones estándar de los sofás, incluyendo un vistazo a las medidas de los sofás de dos plazas y cómo tomar las medidas de tu espacio para la compra de un sofá.
Leer más