La guía definitiva sobre Recámaras

Cuando entramos en una gran habitación de hotel podemos darnos cuenta que: Todo está perfectamente proporcionado, la cama está meticulosamente hecha y la iluminación proyecta un suave resplandor sobre un mobiliario atractivo y funcional. La alfombra tiene la suavidad ideal para andar descalzos, y las obras de arte son llamativas pero no abrumadoras. Los hoteleros elaboran sus habitaciones sin esfuerzo, pero ¿qué pasa con la decoración de tu recámara en casa? La manera de equipar tu recámara depende realmente de su tamaño y tus necesidades. Aunque estos factores afectan a la decoración de la recámara, la función básica de un dormitorio sigue siendo la misma para todos: dormir.

Conoce más acerca de recámaras

Blog de recámaras

Una recámara debe ser un escape personal, un santuario, que exprese tus colores, sentimientos, debe tener un aspecto acogedor y sencillo, sofisticado y elegante, independientemente del estilo de decoración que elijas. Para facilitar el movimiento, deja un mínimo de 90 centímetros entre la cama y las paredes laterales o los muebles grandes y al menos 60 centímetros entre la cama y los muebles bajos, como mesas y cómoda. Si tienes que rodear la cama para ir del armario al baño, piensa en cómo puedes mover la cama. Amuebla tu cuarto sólo con lo necesario. Una cama, una o dos burós, una cómoda, Todo lo demás es desorden. Si tienes espacio, puedes incluir una silla o sillón de lectura o un baúl o banca al final de la cama. Igualmente los accesorios deben reducirse al mínimo. Elige una obra de arte bonita, coloca algunas fotos familiares, añade flores y/o velas. Si piensas colgar obras de arte encima de la cama, deja al menos 12 centímetros de espacio entre la parte inferior de la obra y la cabecera. No sientas la necesidad de centrar el arte verticalmente, ya que debe haber un espacio amplio entre la parte superior del arte y el techo para evitar que el espacio se sienta más cerrado y estrecho.

En cualquier recámara, el punto focal será la cama. Los ojos de todo el entre se dirigen al instante a la cama, por lo que hay que asegurarse de que se adapte al espacio. Asegúrate de que la cama sea accesible por ambos lados, esto dará la apariencia de un espacio más grande y dará una sensación de equilibrio a la habitación. Por supuesto, un buen colchón, juego de sábanas, almohadas y un edredón son importantes, pero el marco de la cama desempeña un papel importante en la estructura de la habitación. Si tienes techos bajos, opta una cabecera baja. Si tienes techos altos, puedes poner una cama con dosel que llene el espacio, o una cama trineo ornamentada para crear un impacto. Si tu recámara es pequeña, puedes pensar en una cómoda cama convertible colocada de lado a lo largo de una pared.

Los burós deben llegar justo a la altura de la parte superior del colchón, al ser demasiado altas o bajas, puede ser incómodo alcanzar cosas o encender y apagar lámparas desde la cama.

Al seleccionar un tapete para tu habitación, busca uno que se extienda al menos 30 centímetros a cada lado y a los pies de la cama. El borde superior del tapete debe colocarse a unos 20 cm de la pared contra la que se coloca la cabecera.

Para las paredes escoge tonos relajantes y una paleta inclinada a tonos monocromáticos. Recuerda la teoría del color: los tonos suaves de azul, lavanda o verde se consideran tranquilos y serenos. Las tonalidades de joyas ayudan a crear un ambiente acogedor y confortable. Entre ellos se encuentran los marrones tostados, los granados profundos o los topacios. Utiliza versiones atenuadas de tus colores favoritos en el dormitorio”. Eso puede significar elegir el malva en lugar del berenjena, o calabaza en lugar del mandarina. Los colores vibrantes los puedes introducir en la sobrecama, cuadros o cojines.

En una recámara la iluminación es un punto importante, en el día querrás buena luz mientras que en la noche es recomendable oscuridad total para un buen descanso. La luz de ambiente ilumina toda la habitación, las lámparas pequeñas pueden concentrar la luz para la lectura y otras actividades, y la luz de acento ayuda a bañar las paredes con una iluminación suave. Para lograr una máxima funcionalidad, instala cortinas en las ventanas que te permitan hacer que su habitación sea completamente oscura o completamente luminosa.

Para concentrar la luz de lectura donde la necesitas, utiliza una lámpara de cabecera o de buró con brazo móvil. Cada luz debe ser ajustable con un regulador de intensidad. Asegúrate que cada luz tenga su interruptor de encendido y apagado independiente, de modo que puedas seleccionar e iluminar sólo la zona que desees.

Conclusión acerca de recámaras

En muchos sentidos, la recámara es el espacio más importante de la casa. Con las exigencias que el mundo digital impone a nuestro tiempo, la necesidad de un sueño de buena calidad es cada vez más evidente. Además de mejorar la concentración y la productividad, se ha demostrado que estar bien descansado beneficia la función inmunológica, la salud mental e incluso ayuda a perder peso. Crear un entorno que favorezca el sueño es vital y, como punto de unión de un diseño funcional y bello.

El diseño de la recámara desempeña un papel importante en nuestra experiencia cotidiana. Puede que estemos inconscientes la mayor parte del tiempo que pasamos allí, pero ninguna otra habitación tiene tanto efecto en nuestra vida de vigilia. Despertarse en un entorno relajante y limpio, con un colchón cómodo y un espacio despejado y optimizado, permite aumentar la cantidad y la calidad del sueño.

Tener tu propio espacio organizado y personalizado a tu gusto puede suponer una gran diferencia en tu forma de pensar y sentir. Muchas personas necesitan espacio y tiempo para poder tener ideas originales o una solución a un problema. Las tareas se pueden llevar a cabo, y con mayor precisión, si no hay perturbaciones ni distracciones. Al tener el espacio diseñado como a ti te gusta, puedes lograr una mayor motivación y una influencia positiva en su vida laboral y doméstica.